17 abr. 2013

Zeus, el Dios que resbaló

Zeus, el dios del cielo y soberano de todos los dioses, fue tan polémico como venerado por los griegos. Tras meses sin saber nada de la mitología, y haber pasado de largo ya Grecia, he decidido terminar de una vez por todas con la espera de más de uno por la mitología griego, y que seguro que ya no recordaréis, pero se de buena mano que es un tema muy reclamado por la gente, despierta mucho interés, así que vamos a ello.

Zeus, el soberano del Olimpo
 
Zeus, el padre de los dioses y los hombres. Y no en el sentido figurativo, sino más bien se le considera el protector de estos. Siendo hijo de Crono, el hijo de Urano, el cuál ya conocimos en los primeros posts de mi blog y que no fue precisamente un hijo ejemplar, al igual que su padre, también ejemplar, no podemos esperar gran cosa de uno de los dioses más conocidos de la historia, y el cuál protagoniza un sinnúmero de historias.
 
Crono, creyendo que devorar a sus hijos sería la solución a sus quebraderos de cabeza, ya que un oráculo le dijo que correría la misma suerte, los devoró a todos y cada, excepto a uno, Zeus, el cuál fue protegido por su madre Rea, quién horrorizada con el comportamiento de Crono, le dio una piedra envuelta en pañales al vil dios, quién se tragó la piedra sin miramientos. Rea envió a Zeus a la isla de Creta, donde allí fue criado por las ninfas y alimentado por la cabra de Amaltea.
 
Cuando Zeus se hizo un hombre, fue a ver a su perverso padre y le obligo a regurgitar todo aquello que se había comido su padre en el sentido inverso en que se lo tragó. Primero vomitó la piedra, la cuál Zeus se la dejó a la serpiente Pitón bajo las cañadas del Parnaso, como una señal para los hombres mortales, conocida como el Ónfalos.
 
Y después salieron sus hermanos. Entonces, Zeus fue y liberó a los hermanos de Crono del Tártaro, los gigantes y cíclopes, matando a su guardiana Campe, y éstos, en señal de agradecimiento, le dieron el trueno, el cuál había sido escondido tiempo atrás por Gea.
 
Tras esto, se desató la guerra de los gigantes, la Titanomaquia, en la cual, Crono y el resto de Titanes se enfrentaron en una encarnizada lucho contra Zeus y sus hermanos junto a los gigantes y los cíclopes. Tras finalizar la batalla y siendo Zeus y sus aliados los vencedores, encerraron a Crono y los demás Titanes en el Tártaro, el peor lugar que había en la mitología griega. Según la historia de Zeus, este castigó a uno de los titanes, Atlas, a sostener la bóveda celeste.
 
Tras la guerra, Zeus se repartió el mundo con sus hermanos mayores, Hades y Poseidón, haciéndolo de forma aleatoria, quedando el cielo y el aire para Zeus, el agua de los mares para Poseidón, y el inframundo para Hades.
 
Pero Gea, ofendida por como Zeus había tratado a sus hijos (Crono y los Titanes), engendró junto al dios Tártaro (y no el lugar) a dos monstruos llamados Tifón y Equidna. Tifón, un colosal monstruo alado con serpientes que salían de sus piernas y que escupía fuego, pudo plantar cara a Zeus, pero finalmente sucumbió ante el poder del dios, al igual que Equidna, aunque no los mató, dejando así que éstos y sus descendientes fuesen un reto para los futuros héroes.
 
Zeus se casó con su hermana Hera, con la cuál tuvo bastantes hijos: Ares, Hebe, Efesto, Ilítia y Eris. Pero su historia sentimental no acaba aquí. Zeus mantuvo romances con numerosas mortales - destacan Sémele, Alcmena, Ío, Europa y Leda - y ninfas. Por lo tanto, Zeus tuvo más de 80 hijos.
 
 
Muchas de estas aventuras se les llama "Raptos", aunque prácticamente muchos son violaciones del dios, que por lo visto, no tenía límites, y fruto de sus resbalones, muchos de éstos descendientes posteriormente fueron los fundadores de las primeras ciudades helenas. Sin duda, toda la mitología griega gira entorno a este dios que dio lugar a la gran parte de la mitología griego, ya fuera de forma directa o indirecta.
 
 
 
Y esta ha sido la historia de Zeus, espero que os ayude en vuestro estudio de la Grecia clásica, un saludo a todos, pasadlo bien.
 
Atentamente, F. Lirola.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y tú, ¿qué opinas?